Revista Bonvivant | El espíritu flamenco de la moda
2212
post-template-default,single,single-post,postid-2212,single-format-standard,edgt-core-1.1,ajax_fade,page_not_loaded,,vigor child-child-ver-1.0.0,vigor-ver-1.7, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,fade_push_text_top,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2,vc_responsive

El espíritu flamenco de la moda

El espíritu flamenco de la moda

La Feria de Moda de Abril que se realiza en Sevilla, España, tiene un atuendo que destaca por encima de todos y que se ha vuelto la principal tendencia para la primavera y el verano europeo: la ropa flamenca. Estas prendas, inspiradas por los tradicionales vestidos folclóricos de la madre patria, han adquirido un gran nivel de sofisticación y fineza por lo que se han vuelto sumamente demandadas por numerosas mujeres del viejo continente convirtiendo de esa manera a lo autóctono en moda moderna.

Una de las cosas más importantes que debemos saber sobre esta original nueva tendencia es que, a pesar de que esté generando un montón de dinero y se proyecta internacionalmente en estos momentos, lo cierto es que la producción actualmente está dominada por la pequeña y mediana empresa. Esto se debe principalmente a que se trata de una indumentaria estacional, que en Europa encuentra su apogeo entre los meses de abril y setiembre.

La confección de esta indumentaria es totalmente artesanal, por lo que lleva bastante tiempo poder fabricarla y sacarla al mercado con oferta suficiente para cubrir toda la demanda. No obstante, nada se desaprovecha, puesto que en los meses en los cuales las ventas bajan, los responsables de crear estos tradicionales atuendos se ponen a trabajar más duro con el objetivo de que para la temporada alta ya esté lista una nueva e innovadora colección.

Ya en enero, luego de año nuevo, algunas clientes precoces se acercan a los centros de producción buscando diseños más personalizados de acuerdo a sus gustos. A su vez, muchas mujeres deciden optar por un estilo flamenco más minimalista, de manera que puedan asistir con estos a casamientos o bautizos. En el caso de la tradicional Feria de Modas de Abril en Sevilla, muchas de las asistentes van a casas especiales para pedir sus trajes, haciéndolo con 20 o 40 días de anticipación dependiendo de la proximidad del evento.

Normalmente, los precios más accesibles para esta línea de vestidos son de entre 200 y 400 euros, mientras que aquellos de firmas más reconocidas alcanzan los 5000 euros.

La expansión de la industria a nivel internacional es ahora la principal meta de los responsables de esta nueva moda. Llamativamente, los diseñadores señalan que personas de varias partes del mundo llegan hasta España solo para comprar ropa de estas colecciones flamencas para llevarlas y lucirlas en su país, siendo curiosamente los árabes los clientes más numerosos.