Revista Bonvivant | ¿Quo vadis? – Roma
184
post-template-default,single,single-post,postid-184,single-format-standard,edgt-core-1.1,ajax_fade,page_not_loaded,,vigor child-child-ver-1.0.0,vigor-ver-1.7, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,fade_push_text_top,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2,vc_responsive

¿Quo vadis? – Roma

¿Quo vadis? – Roma

La capital de Italia es un verdadero museo a cielo abierto que puede descubrirse a cada paso que uno dé por sus calles, plazas, iglesias y monumentos.

Roma, la capital del Imperio más poderoso de todos los tiempos, cuna de gladiadores de guerras, la ciudad del amor, del romanticismo y la vivacidad, es célebre en todo el mundo por su magnífico atractivo turístico.

Basílica de San Pedro

La Basílica de San Pedro, en el Vaticano, es una de las representaciones arquitectónicas y artísticas de mayor valor de toda la ciudad de Roma. Su importancia está expuesta en la majestuosidad de su construcción, entre quienes se destacan los más importantes artistas y arquitectos de la historia italiana de los siglos XVI y XVII.

La construcción misma de la Basílica fue extensa y muy dificultosa. Iniciada en el año 1506, fue consagrada recién en 1626 por Papa Urbano VIII y conoció el trabajo de personalidades como Bramente, Raffaello, Michelangelo y, finalmente, Bernini.

El Coliseo Romano

El Coliseo, cuyo nombre original fue el de Anfiteatro Flavio, fue erigido cerca de los años 70-80 y posteriormente inaugurado bajo el imperio de Tito Flavio Vespasiano.

La construcción, que se convirtió en todo un símbolo de la ciudad, fue utilizada durante todo el período imperial para el desarrollo de los juegos. Gracias a una obra de ingeniería bastante cuidada, el anfiteatro también podía ser utilizado para el despliegue de las batallas navales (Naumaquias), que tenían como protagonistas a verdaderas naves de guerra en escala.

En el imaginario popular, tal como aparece en películas como “Gladiador” o “Ben Hur”, el Coliseo fue principalmente el sitio donde se disputaban las batallas entre gladiadores, cazadores y animales feroces.

El Coliseo también era utilizado para las ejecuciones, las más famosas de ellas fueron contra los cristianos. Sin embargo, con el correr de los siglos y la conversión de Roma al Cristianismo, los juegos perdieron su importancia lentamente y se limitaron a las representaciones de cazas de animales, para desaparecer definitivamente en la primera mitad del siglo VI.

El Coliseo Romano podía hospedar hasta 50.000 personas en su interior. Tres millones de visitantes al año confirman que se trata del sitio arqueológico más visitado de toda Italia. Il Pantheon di Roma El Pantheon tiene cualidades únicas en toda la historia de Roma. Utilizado por Agrippa cerca del 26 A.C. como templo pagano dedicado a todos los dioses, este sitio fue transformado en el 608 en una iglesia cristiana.

Este capítulo hizo posible el mantenimiento de la estructura original con escasas modificaciones. Actualmente, el Pantheon todavía perdura como una iglesia consagrada en la que acostumbran celebrar majestuosas bodas. El lugar cumple con la función de mausoleo hospedando tumbas de ilustres representantes históricos de Roma, como Raffaello Sanzio y Arcangelo Corelli, además de reyes como Vittorio Emanuele II, Umberto I y Margherita.

Piazza Navona

Se trata de una de las plazas más famosas de la ciudad. Su origen es imperial y fue utilizada como estadio bajo el mandato del emperador Domiziano. Más adelante, fue transformada en plaza monumental por Papa Innocenzo X. La Piazza Navona está embellecida por notables edificios, como el de la familia papal Palazzo Pamphili y la Iglesia de Sant’Agnese, así como las fuentes “de los Cuatro Ríos”, “del Moro”, y “del Nettuno”. La más famosa las fuentes de la Piazza Navona es la los Cuatro Ríos (Fontana dei Quattro Fiumi, en italiano), obra de Bernini, en que aparecen representados el Gange, el Danubio, el Río de la Plata y el Nilo.

Trastevere

Es un barrio que tuvo una historia casi autónoma con relación al resto de la ciudad de Roma. “Aislado” por su posición al otro lado del Tevere con respecto al centro neurálgico de la ciudad, Trastevere fue caracterizado por presencias multiétnicas desde tiempos antiguos (etruscos primero, luego judíos y sirianos).

Trastevere simboliza el barrio romano que encuentra a su máximo representante en la máscara del Rugantino. La vida nocturna del barrio está llena de atracciones gastronómicas y al disfrute. Si durante el día un paseo por Trastevere permite visitar uno de los más antiguos barrios de la ciudad, adentrándose en sus enredados callejones, por la noche el barrio se convierte en un destino imperdible para quien buscan la diversión y la buena comida.

Bocca della Verità

En el pórtico de la iglesia de Santa María in Cosmedin, se encuentra la Boca de la Verdad. Se trata de uno de los puntos más curiosos de Roma y es famoso más por su popularidad que por su interés. Conocida como la Bocca della Veritá, es en una mascara o medallón en relieve, que personifica la divinidad del mar con su boca abierta, barba y cuernos. Su nombre proviene de la leyenda que dice que, quien jura introduciendo en ella la mano y miente, será mordida por la boca.

 

Año 2 Nro. 7